¿Cómo se determina el régimen de visitas en hijos de corta edad tras la separación de los padres?

Lo recomendable es atender a acuerdos entre los progenitores en cuanto a la regulación de cada una de estas cuestiones, especialmente en materias como la pensión de alimentos y el régimen de visitas, ya que es aquí donde se encuentran las mayores discrepancias y posteriores incumplimientos.

¿Quiénes son considerados hijos de corta edad?

Son considerados hijos de corta edad los niños lactantes y los menores de hasta tres años. En cualquier caso, la determinación de tres años no es un criterio uniforme, ya que según los juzgados encontraremos un criterio más o menos restrictivo acerca de la edad con la que poder acordar un régimen de visitas normalizado incluyendo la pernocta del menor con el progenitor no custodio.

En materia de visitas, finalmente se suelen agrupar todas las posibilidades en dos grupos:

  • Cuando se habla de un régimen de visitas normalizado.
  • Cuando se habla de un régimen de visitas no normalizado.

Régimen de visitas normalizado para hijos de corta edad

Es claro, que siempre se debe de atender al caso concreto, de cualquier forma, cuando se habla “de manera genérica” de un régimen de visitas normalizado, se relaciona con un régimen de visitas en el que el progenitor no custodio tiene una estancia con su hijo los fines de semana alternos y vacaciones por mitad, con pernocta, y una tarde o dos entre semana.

Régimen de visitas no normalizado para hijos corta edad

El segundo, el régimen de visitas no normalizado, es aquel que difiere del normalizado y se acuerda atendiendo a particularidades, tales como la distancia entre la residencia de los progenitores, el especial trabajo o jornada laboral de progenitor no custodio, la enfermedad de progenitores o del propio menor, o entre otras circunstancias, la corta edad del menor.

La corta edad de los hijos siempre se ha considerado por nuestros Tribunales como un dato relevante, y, por lo tanto, a tener en cuenta, para establecer el régimen de visitas en caso de desacuerdo de los progenitores. Y es que precisamente, una de las cuestiones que más controversia trae es determinar el régimen de visitas en hijos de corta de edad, especialmente en lo referente a si debe o no debe haber pernocta del menor con el progenitor no custodio.

Criterios actuales de los tribunales sobre el régimen de visitas para hijos de corta edad

No obstante lo anterior, hemos de decir que en los últimos años, los Tribunales han ido cambiando su criterio respecto a que los hijos permanezcan bajo la custodia de uno de los progenitores (habitualmente a favor de la madre) y que el otro progenitor solo pueda tenerlos en su compañía ciertos periodos de tiempo (fines de semana,, etc.), por un régimen de custodia compartida que ahora se entiende que debe ser el régimen normal de custodia, salvo que el interés de los hijos aconseje otro o que se hayan dado episodios de violencia doméstica.

El régimen de visitas de niños lactantes

Cuando nos encontramos con niños lactantes, dada su dependencia respecto a la madre, en la práctica por parte de los juzgados no se suele acordar la pernocta del menor con el progenitor no custodio, y las estancias aprobadas con este suele ser por periodos de estancia breves, lo cual no significa que no sea necesario un trato frecuente con el progenitor no custodio, en atención a que El bebe debe de familiarizarse y crear vínculos con ambos progenitores.

Insistimos en que no existe un criterio unánime sobre esta materia, de hecho, se pueden encontrar sentencias, aunque las menos, como la de la Audiencia Provincial de Sevilla de 27 de Julio de 2007, en las que se viene a apreciar que, incluso existiendo alimentación materna, este hecho por sí mismo, no es un elemento esencial para impedir el cumplimiento de un régimen de visitas normalizado.

En definitiva, cuando hablamos de menores lactantes, no se suele acordar un régimen de visitas normalizado y con pernocta, sino que en atención a las necesidades del menor se suele establecer un sistema de visitas cortas, pero frecuentes en el tiempo, graduándose progresivamente las visitas conforme el menor vaya creciendo hasta incluir la pernocta.

CategorySin categoría
× ¿Cómo puedo ayudarte?