La herencia yacente podríamos denominarla como aquella situación en la que se encuentra una herencia desde la muerte del causante hasta que la herencia es aceptada por los herederos llamados por la voluntad del testador o por disposiciones de ley.

Desde el fallecimiento de una persona y hasta tanto no se haya producido la aceptación o repudiación por los herederos puede que transcurra cierto tiempo sin que exista un titular concreto. En estos casos ese patrimonio se transforma en herencia yacente.

La jurisprudencia conceptúa a la herencia yacente como una masa o comunidad de interesados en relación con el caudal hereditario, a la que, sin ser verdadera persona jurídica, se otorga transitoriamente y para fines limitados una consideración unitaria, y se atribuye capacidad para ser parte activa y pasiva en el proceso.

¿Está regulada legalmente la herencia yacente?

el artículo 6.1.4º de la Ley de Enjuiciamiento Civil:

Podrán ser parte en los procesos ante los Tribunales civiles:

4.º Las masas patrimoniales o los patrimonios separados que carezcan transitoriamente de titular o cuyo titular haya sido privado de sus facultades de disposición y administración.”

Como en la herencia yacente todavía no existe titular de los bienes relictos, la administración de dicha masa de bienes deberá ser realizada por los “herederos yacentes”, por el albacea en caso de que esté designado en testamento o por un administrador nombrado judicialmente.

¿Se puede reclamar judicialmente contra la herencia yacente?

La respuesta es afirmativa.

Ya hemos dicho que la herencia yacente carece de titular y de personalidad jurídica, pero se le reconoce capacidad procesal para ser parte en un procedimiento judicial civil como demandante o demandada (art. 6..1.4º LEC).

En estos caos, la herencia yacente estará representada por quien, conforme a la Ley la administre, según dispone el artículo 7.5 de la LEC, correspondiendo la administración de la herencia yacente en defecto de albacea o administrador judicial, a los herederos, de acuerdo con los artículos 911 del Código Civil y arts. 789 y 790.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Efectos de la herencia yacente

La administración de la masa hereditaria hasta la aceptación de la herencia yacente debe ser practicada por los herederos de la herencia yacente, sin que dichos actos de conservación o administración provisional impliquen la aceptación de la herencia si con ellos no se ha tomado el título o la cualidad de heredero (artículo 999 Código Civil).

Durante el periodo en el que la herencia es yacente, la prescripción sigue manteniendo sus efectos tanto a favor como en contra de la herencia (art.1934 Código Civil).

Desde un punto de vista registral, las enajenaciones de bienes inmuebles realizadas durante el periodo de herencia yacente no requieren inscripción previa a favor de los herederos ni el administrador, bastando que los bienes enajenados estuvieran inscritos a nombre del causante a los efectos de mantener el tracto sucesivo.

Demanda contra la herencia yacente

Cuando se interpone una demanda judicial contra la herencia yacente caben dos posibilidades:

a.- Si se conoce la identidad de alguno de los herederos, deberá indicarse en la demanda sus datos identificativos para que sean traídos al procedimiento.

b.- Si no se conoce la identidad de ninguno de los herederos deberá solicitarse el emplazamiento por edictos. La notificación que realice el Juzgado vía edictal tiene carácter supletorio y solo debe utilizarse cuando no se pueda emplazar personalmente a los herederos.

CategoryHerencia
× ¿Cómo puedo ayudarte?